Presidentes de la Iglesia

Como miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenemos la bendición de contar con la guía de profetas vivientes, es decir, hombres inspirados llamados a hablar en nombre del Señor, como lo fueron Moisés, Isaías, Pedro, Pablo, Nefi, Mormón y otros profetas de las Escrituras. Sostenemos al Presidente de la Iglesia como profeta, vidente y revelador; la única persona sobre la tierra que recibe revelación para guiar toda la Iglesia. También sostenemos a los consejeros de la Primera Presidencia y a los miembros del Quórum de los Doce Apóstoles como profetas, videntes y reveladores.

A semejanza de los profetas antiguos, los profetas de nuestros días testifican de Jesucristo y enseñan Su Evangelio. Dan a conocer la voluntad de Dios y Su verdadera naturaleza. Hablan con determinación y claridad, denuncian el pecado y advierten de sus consecuencias. En ocasiones, reciben inspiración para profetizar, por nuestro beneficio, sobre acontecimientos futuros.

Podemos confiar siempre en los profetas vivientes. Sus enseñanzas reflejan la voluntad del Señor, quien declaró: “Lo que yo, el Señor, he dicho, yo lo he dicho, y no me disculpo; y aunque pasaren los cielos y la tierra, mi palabra no pasará, sino que toda será cumplida, sea por mi propia voz o por la voz de mis siervos, es lo mismo” (D. y C. 1:38).

Si seguimos la palabra del Señor transmitida por Sus profetas, en especial por el actual Presidente de la Iglesia, gozaremos de una seguridad que no podemos hallar de otra manera. El Señor nos advierte que quienes ignoren las palabras de los profetas vivientes, caerán (véase D. y C. 1:14–16). También promete grandes bendiciones a los que sigan al Presidente de la Iglesia:

“Daréis oído a todas sus palabras y mandamientos que os dará según los reciba, andando delante de mí con toda santidad;

“porque recibiréis su palabra con toda fe y paciencia como si viniera de mi propia boca.

“Porque si hacéis estas cosas, las puertas del infierno no prevalecerán contra vosotros; sí, y Dios el Señor dispersará los poderes de las tinieblas de ante vosotros, y hará sacudir los cielos para vuestro bien y para la gloria de su nombre” (D. y C. 21:4–6).

Referencias adicionales: 2 Crónicas 20:20; Amós 3:7;Efesios 2:19–20; 1 Nefi 22:1–2; Mosíah 13:33–35; D. y C. 107:91–92; Artículos de Fe 1:6.

—Véase Leales a la fe, 2004, págs. 148–149


ÍNDICE

1-Profetas, Videntes y Reveladores 2-José Smith, el profeta de la restauración
1. Los problemas actuales requieren soluciones divinas
2. ¿Qué es un profeta, un vidente y un revelador?
1.
3-Desde Brigham Young hasta hoy 4-Recursos de estudio
1. 1.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *